Fotografía: Atardecer en Serengeti

Fotografía: Atardecer en el Parque Nacional del Serengeti, Tanzania; © Fco. Javier Oliva, 2014



ESPACIO

UN ESPACIO PARA CONTAR LO QUE ME DA LA GANA


viernes, 31 de enero de 2020

¡Vamos (que nos vamos)! - BRExit


Siendo estudiante, a finales de la década de los 70, todas las mañanas tomaba el autobús en el Paseo de la Castellana a eso de las 8:30 para acudir al colegio. Soy tan antiguo que, de la época de la que hablo, los autobuses tenían un cobrador en la parte trasera que se dedicaba a la honrosa tarea de darle a la manivela de un aparatito de generaba los títulos de transporte como una máquina de hacer churros. Recuerdo especialmente a un cobrador de la línea 14, regordete, cincuentón, campechano y con voz cazallera. Tenía un excelente sentido del humor para ser tan temprano. Un día, cuando el vehículo arrancó para llegar a la siguiente parada, dejó tal humareda detrás que exclamó: “esto contamina más que un DC-9”.
Bueno, pues aquel profesional del billetaje (y otros de sus compañeros), avisaba al conductor con un doble toque de timbre para que pudiera cerrar las puertas y arrancar. La maniobra era acompañada siempre por la misma arenga a los viajeros: ¡Vamos, que nos vamos! Entonces, si la afluencia de personas en aquella hora punta sobrepasaba el espacio físico del autobús, nos espachurrábamos todos contra todos sujetando las moneas a duras penas en las manos, unas manos que, ante tal presión de cuerpos contra cuerpos, parecían acortarse como las de un tiranosaurio.
Pues ese “¡Vamos, que nos vamos!” se ha reproducido hoy en mi cabeza con el mantra del Brexit, porque es lo que me parece escuchar desde Londres… o quizá desde Bruselas, o desde las dos capitales a la vez. ¡Vamos, que nos vamos!, que donde ayer dormían 28 ahora solo quedan 27. La verdad, ante tal circunstancia no creo que haya que ser alarmistas. Un divorcio como este, más o menos de mutuo acuerdo, no deja de ser un acto cotidiano. Ninguno de los dos lados tiene ganas de quedar mal parado ni de hacer daño a la otra parte. Porque en estas situaciones, si uno va bien el otro también gana, y viceversa.

Mezclar en una sola imagen un autobús de la EMT de la década de los 70 y su cobrador con una bandera "británico-europea" choca, quizá tanto como UK ha chocado con el resto del continente desde siempre.
Tener a los británicos fuera de la familia en algunos casos será perjudicial porque son ese cuñado que tiene pasta y lamentablemente ha pasado a ser un “ex”, pero también será beneficioso porque, cuando le toque aflojar el bolsillo (que le tocará), tendrá que soltar más mosca de lo que antes hacía, y eso tampoco está mal. Así que, bueno, cambiarán condiciones, hábitos y costumbres, y donde antes no se pagaba ahora se pagará, y donde antes no se enseñaba el carné ahora tocará. Pero no mucho más.
No voy a echar de menos a los británicos porque no suelo viajar al Reino Unido y, además, cuando lo he hecho, no había nada que me recordara que pertenecían a la UE. Las unidades de medida son distintas, la moneda es distinta y conducen por la izquierda. Ellos están muy orgullosos de los suyo y los europeos de lo nuestro, y si alguien no te quiere lo mejor es dejarlo marchar porque, es estos casos, tanta gloria lleva como paz deja. Y eso nos hace mucha falta aquí, tanto en España como en el resto del planeta: PAZ.


2 comentarios: